MAD: + 34 91 153 49 22 - Plaza de los Mostenses 7, 5ªA
BCN:+ 34 625 37 34 28 Rocafort 91 - 93,Entlo 3.

Masajes eróticos tántricos Barcelona

practicar tantra

El tantra nos enseña que la experiencia sexual da felicidad que no es comparable al simple goce, ya que produce una interrupción de la conciencia ordinaria donde permanece el Yo. Debemos aspirar a cambiar de plano de conciencia, que es un medio de trascender el Yo. Accedemos pues a la experiencia cósmica unitaria. Si nos decidimos a practicar tantra dispondremos de la iniciación necesaria que va a llevarnos a esa dimensión de nuestra conciencia.

Practicar tantra no rechaza el orgasmo ordinario, pero considera que depende demasiado de mecanismos reflejos genitales. Esto limita el control consciente. En la mujer el orgasmo es tan irreprimible como la eyaculación. En la misteriosa alquimia tántrica, Shakti no evita el orgasmo genital, siempre que no haga perder el control a Shiva. Ella debe aspirar a controlar el orgasmo ordinario. Esto provoca que la energía active la zona paradisíaca cerebral.

El objeto de practicar tantra es lograr la iluminación total, un estado de paz y meditación estable y duradero, con el cual eliminar los obstáculos que enturbian la mente. Un estado en el que los atributos buenos, como la sabiduría y la compasión se proyectan a todos los aspectos de nuestra vida.

Entender el tantra

El tantra es una forma de filosofía de vida que apareció en el lejano oriente hace ya más de 4000 años. Los aspectos sexuales forman parte de esta filosofía, pero es sólo una dimensión más en este peculiar y fascinante saber milenario.

Para el tantra es muy importante la aceptación. Esto significa aceptar lo que somos. Con nuestras debilidades, con nuestras fortalezas. La búsqueda de la felicidad implica la aceptación de la esencia que ebulle dentro de nosotros, e iluminar aquello que nos hace mejores. La vida, todo lo que nos rodea, es importante tenerlo presente. El tantra no busca alejarte del mundo, ni llevarte a lugares remotos donde aislarte de todo en meditación. La meditación es muy importante, pero debemos estar y sentir el presente, nuestra realidad. El tantra busca el equilibrio entre lo que somos y lo que nos rodea.

Desgraciadamente, del tantra han surgido mitos y creencias, a veces incorrectas, otras falsas, o simplificaciones. Nadie tendrá un orgasmo mirando a los ojos por practicar tantra. De hecho, el orgasmo para el tantra no es un fin, sino un medio de iluminación y de lograr el estado de meditación.  En muchas ocasiones se considera el tantra una suerte de Kamasutra, con el cual hay diferencias enormes, incluso esenciales.

Objetivo del tantra

El objetivo no es el orgasmos ni el sexo en sí, sino lograr despertar la energía kundalini que todos tenemos dormida. Una energía que parte de la parte inferior de nuestra coluna vertebral, y que al despertar se eleva hacia nuestra mente, llenando de energía los chakras en su camino.

Por ello, las técnicas tántricas no son meros ejercicios para intensificar el placer sexual. Es cierto que, efectivamente, al practicar tantra el placer sexual es exponencialmente amplificado. Pero, como decíamos antes, esto no es sino el medio de lograr un estado de conciencia absoluta.

El tantra simboliza la unión sagrada. Nuestro mundo de relaciones se basa en dos mitades y dos esencias separadas artificialmente. La esencia femenina se representa por la diosa Shakti. La esencia masculina es Shiva. A través del tantra buscamos unir lo que está separado. Gracias a la unión sagrada encontramos la realidad del universo. Un estado de meditación absoluta que nos reencuentra con nuestro verdadero ser, único, y pleno. El tantra sexual es amor puro. Es el amor proyectado a nuestra esencia más frofunda, aquella que nos recuerda que formamos parte del universo. Que somos materia y energía creadora. Que la vida y todo lo que nos rodea son notas de una sinfonía creadora que suena en el universo de forma constante e infinita. Aquí no hay tiempo, aquí hay realidad. Lo que existe, existe desde siempre. El resto es energía que transforma todo lo que toca. Por eso el universo es eterno y cambiante.

Shiva

Shiva debe superar la eyaculación, lo que conlleva en primer término control. En los dos casos se trata de orgasmo psíquico, el acmé.

Nuestras dos sexualidades, la genital con su orgasmo y la cerebral con su acmé, se unen en la experiencia tántrica. Es posible que incluso sin iniciarse la mujer tenga una experiencia muy similar. Shakti es capaz de despertar su kundalini de forma inconsciente, y su experiencia conlleva una plenitud que trasciende lo físico.

Masajes eróticos tántricos Barcelona

EXPERIMENTA Y PRACTICA

Practicar tantra democratiza la experiencia gracias a los procedimientos y rituales tántricos, que crean condiciones corporales y mentales necesarias.

Toda mujer es capaz de lograr esta experiencia si se lo plantea. No quiere decir que todas las mujeres la vivan, pero tienen la potencia de lograrlo.

Practicar tantra nos van a dar una clave muy importante de práctica. Alcanzar este estado es una prueba que requiera de mucha práctica y concentración. El mejor consejo es practicar mucho y enfocar nuestra mente y nuestro cuerpo hacia ese objetivo.

 

Deja un comentario





Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies