Masajes Eroticos Madrid/ Calle Sor Angela de la cruz, 34 - 28036 Madrid/ + 34 91 153 49 22
Plaza de los Mostenses 7, 5ªA - 28007 Madrid // Whatsap: +34 682 681 979

Parejas tántricas

La más elevada expresión del amor entre los sexos es como una supernova. El placer recíproco se transforma en un generador que alimenta la pasión. Esta pasión de convierte en el combustible del amor. El motor que funciona con la fuerza de un horno solar, arde con el poder eterno de la combinación del Yin y del Yang. El amor verdadero es como un vendaval espiritual que barre cualquier obstáculo en su camino, como una tormenta. La unión espiritual del macho y la hembra se potencializa mutuamente, se perpetúa como una fiesta de nuestra psique. Esto es el inicio del concepto de parejas tántricas. La unión y el inicio de los masajes eróticos.

Una poderosa razón por la cual hoy día las relaciones no duran si se potencian es porque olvidan la verdadera naturaleza de la unidad de éxtasis entre los dos. Se olvidan del camino de la naturaleza. Es frecuente que olviden que la voluntad mutua para el crecimiento espiritual es el éxtasis de los sublime. Todo esto debemos alimentarlo con la pasión. EN ocasiones los masajes eróticos nos sirven para romper la monotonía del sexo ortodoxo.

Uno y otro

El hombre y la mujer están representados en sentido cósmico como los polos opuestos del mismo imán.  Ellos son el antiguo pasaje de las espirales galácticas en su movimiento por los cielos. El sutil remolino del electrón y el protón. Ellos son la corriente de las fuerzas creativas. Una en la otra. Un reflejo de todas las pasiones de la creación en la naturaleza.

Ningún sexo está por encima del otro, aunque uno siempre tienda a destacarse sobre el otro.. Pero la armonía natural está en el equilibrio de ambos. La batalla de los sexos es un síntoma de locura colectiva. Somos mucho más que una etiqueta social o un patético juego de roles. La batalla es ficticia, porque deriva de la cultura y el comportamiento. Debemos desaprender estos roles sin duda. Nuestras propias imágenes limitadas de lo que es el hombre y la mujer nos hacen injustos con el otro. Esto sólo engendra una batalla de la inconsciencia colectiva.

 

Deja un comentario





Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies