MAD: + 34 91 153 49 22 - Plaza de los Mostenses 7, 5ªA
BCN:+ 34 625 37 34 28 Rocafort 91 - 93,Entlo 3.

Masajes eróticos en el tantra. La postura de la mujer.

MASAJES ERÓTICOS MUJER.

Un elemento fundamental de tantra es la posición privilegiada de la mujer. Podemos comprobar en pinturas o esculturas tántricas que la mujer suele retratarse por encima del hombre. En la relación sexual, la posición de la mujer dominando es la más común, es decir, que en el tantra la mujer no es poseída, sino que es ella la que posee al varón. En los masajes eroticos la mujer también admite esta posición superior.

Según la evolución de nuestra especie humana podemos dividirla en tres fases, en relación a la posición que asume la mujer durante la relación sexual.

Básicamente son tres:

Fase primaria: macho cubriendo a la hembra por detrás, del mismo modo en que lo hacen los animales.

Fase patriarcal: Frente a frente, pero el hombre por encima. Se trata aquí de un estado medio en la evolución.

Fase tántrica: frente a frente, la mujer por encima. Es la fase de evolución plena.

 

 

RELACIONES PLENAS

Aparte de disponer de una relación más liberada y placentera, la posición de la mujer por encima tiene la ventaja de quebrar el condicionamiento del macho que cubre para fecundar. Privado de la postura dominante, el inconsciente del varón entiende que su objetivo allí no es eyacular. Esto ayuda mucho a contener el orgasmo. Esto prolonga el contacto y nos ayuda a alcanzar lo que conocemos por hiperorgasmo.

Debemos tener siempre presente que todas las posturas nos dan placer, y no debemos excluirlas por completo a ninguna de ellas. Cada pareja entiende su sexualidad como algo libre pactado entre dos. Pero aquí nos referimos al estado de relaciones tántricas que nos van a iluminar en nuestras relaciones sexuales. En el despertar del kundalini debemos tener presente todos estos aspectos.

 

La divinidad Shakti

Shakti simboliza la madre suprema, la femineidad universal. También podemos entenderla como la energía que fluye, se manifiesta en nosotros mediante el prana. Con ella logramos la energía vital que equilibra la realidad física con la realidad energética. Shakti es la serpiente kundalini. Con esto vemos que en el tantra lo femenino es vital, es la propia esencia que despierta. En el tantra la mujer es diosa y sagrada. Esta energía que fluye y asciende por nuestro cuerpo, impregnando de vitalidad todos los chakras a su lado, hasta alcanzar el séptimo. Séptimo chakra de conciencia, de saber, de iluminación. Es entonces cuando Shiva y Shakti se unen, se forma la unión sagrada.

Porque el tantra lo que busca es precisamente eso: el estado de conciencia absoluta cuando lo que estaba separado se une de nuevo. En este estado de consciencia sentimos el universo entero y nuestro lugar en él. Que somos parte de esta danza cósmica.

Podemos resumir el tantra, pues, como el empleo de la unión mistica y sexual para lograr una unión suprema. Lo que estaba dividido se une de nuevo. Es un símbolo y al mismo tiempo una realidad de lo que opera a niveles infinitamente superiores, como el propio orden creador del universo.

 

La mujer en el tantra es guía, es maestra y es diosa. Por ello, el tantra asimila un rol femenino insospechado en la cultura judeocristiana. Pero, no olvidemos nunca: el tantra no es una religión. El tantra no es un dogma. Shiva y Shakti son símbolos de una realidad trascendente que interpretamos así. Pero no se realiza devoción por los dioses, ni se les debe obediencia, en tanto que no son realidades como las interpreta nuestra mente. Se trata de trascender lo visual. Por ello, no se trata sino de aprender más acerca de lo que nos rodea, del sentido de todo lo material, para llevarlo a un plano espiritual donde las cosas se hagan inteligibles para mente y espíritu.

Los masajes eróticos para la mujer encierran el saber milenario que despierta a la maestra tántrica que toda mujer puede llegar a ser.

Masajes para ellas

En Tantra Scret Spa hemos pensado en los masajes eróticos que la mujer necesita para reencontrarse con todo su potencial sexual y espiritual. Porque vivimos un tiempo en el que se habla mucho del poder y de los problemas de las mujeres. Y pensamos que descubrir y ejecutar todo su potencial es un acto también de autoafirmación. No se trata sólo de placer sexual, se habla de despertar fuerzas y energías cuyos beneficios se van a proyectar en todos los ámbitos de nuestra vida. El trabajo, la vida cotidiana.

 

La presencia del sexo en nuestras vidas está llena de condicionamientos y barreras, que el tantra ayuda a superar y evolucionar. No olvidemos que la relación sexual en el tantra es algo que va más allá del sexo. Es la superación del sexo como una mera acción física y biológica. Es el despertar de fuerzas desconocidas para nosotros, que duermen en todos y cada uno de nosotros. Los masajes eróticos que despiertan a la mujer plena.

 

Deja un comentario





Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies