MAD: Calle Sor Angela de la cruz, 34 - + 34 91 153 49 22 - Plaza de los Mostenses 7, 5ªA Wtp: 682681979
BCN: Rocafort 93,Entlo 3. Telf: + 34 93 419 39 42 Wtp: 682681979

CONCEPTOS CLAVES PARA ENTENDER EL SEXO

 

El sexo y la sexuación. Masaje sexual

En el ensayo El sexo: historia de una idea de Amezúa, aparecen una serie de conceptos clave para entender el sexo y el masaje sexual.

He seleccionado cuatro. Dos tienen origen en la Epoca Clásica (erótica y amatoria). Los otros dos tienen origen en la Epoca Moderna, (sexuación y sexualidad). Ambos están relacionados con los que se conoce como la Epistemología del Paradigma de los Sexos. A por ellos:

LA SEXUACIÓN.

La sexuación es un proceso mediante el cual los sujetos se van articulando poco a poco a través de muchos elementos o factores de muy diverso orden hasta definirse en el marco del paradigma sexual. Para resumir, solemos hablar de sexuación biográfica. También para no entrar en el debate de lo biológico y lo social. La biografía tiene la virtud de resumir ambos en el sujeto que los vive y transforma.

El proceso de sexuación da cuenta de cómo la sexuación no es inamobilble, sino plástica.Versa además acreca de cómo no es el resultado solitario de un factor sino del desarrollo interactivo de muchos.

 

Entre las ventajas del término sexuación está la conexión con las raíces de un fenómeno procesual. Como tal, ofrece datos que no ofrecen otros términos.

En las últimas décadas se ha tratado de evitar la complejidad de la sexuación recurriendo a la noción de sexos múltiples y se ha hablado de sexo biológico, psicológico, social, etc… Otros han hablado de una secuencia de sexos nombrándolos desde los elementos o rasgos más estudiados por sus disciplinas. Este es el caso del sexo cromosómico, el hormonal, el de asignación, el de crianza… etc… Las ventajas de la segmentación no alcanzan los inconvenientes a la hora de trocear el sexo en el general de la conciencia de los sujetos.

En definitiva, la sexuación es ese proceso que se inicia en el nacimiento y no termina hasta la muerte. En él nos recreamos como mujeres, hombres, trans u otras posibilidades creativas.

 

LA SEXUALIDAD.

La Sexualidad es un conjunto de vivencias propias de un sujeto sexuado. Esto constituye la propia sexualidad, es decir, lo más propio de ese sujeto sexuado y no de otro. Por otra parte, el uso o los usos han puesto sobre este término y concepto sentidos ajenos al mismo. En ocasiones no resulta fácil deshacerse de estos sentidos para centrarse en los que le corresponde.

Tanto el concepto de sexualidad como el de sexación son innovaciones de la época moderna. Ninguno de los dos ha existido antes y ambos fenómenos han nacido para dar cuenta de la nueva conceptualización de los fenómenos igualmente. Nuevos e inexistentes hasta entonces en términos científicos.

Al decir nuevo, se quiere indicar todos los presupuestos y consecuencias como tales sujetos sexuados: masculinos-femeninos, heteros-homos, etc…

La sexualidad es un concepto amplio pero no impreciso o difuso: no es un cajón desastre.

 

LA ERÓTICA.

El concepto Erótica nos remite a la teoría Eros y su formulación por Platón en la Época Clásica. Es también conocida como teoría erótica. Ha tratado explicar las atracciones de los sujetos con sus sensaciones, peculiaridades, afectos o sentimientos, a través de ese dios, tal como era habitual entonces. O de ese conjunto de deseos propios de los sexos y entre los sexos, tal como es definido en la Época Moderna.

Este paso de la poética de los dioses a la epistemología de los sujetos no es sino el efecto de la transformación operada desde la teoría de los sexos en la Época Moderna. Tal como corresponde a los proyectos de los mismos sujetos regidos por si mismos.

Si el concepto erótica resulta claro, no sucede lo mismo con su gestión, verdadero laberinto al que cada cuál trata de buscar su propio hilo de Ariadna para salir airoso en dichos proyectos. El halo poético que acompaña a este concepto a lo largo de los siglos puede ser de un gran interés por el atractivo que despierta siempre la intimidad. De hecho, ha envuelto siempre el sentido general de la misma erótica.

 

La expansión del concepto en la Época Moderna prefirió el término erotismo al de erótica.

El concepto de erótica como conjunto de deseos y sensaciones, emociones y sentimientos que se dan entre sujetos sexuados, ha tenido la virtud de servir de mullida en ese salto dualista que ha consistido en situar a los sujetos desgarrados entre la subliminalidad y la grosería de los instintos.

 

LA AMATORIA O ARS AMANDI.

El concepto de amatoria o ars amandi, vecino del de erótica y sin embargo distinto es también de raíz clásica.

Lo más propio y específico del concepto se refiere a los modos de obrar de los amantes. De estos emanan esas formas que no son sino el conjunto de expresiones o conductas.

Se ha dicho que Occidente contrariamente a Oriente, no ha tenido un ars amandi, sino una tecnología compuesta por repertorios, trucos y posturas.

Hay motivos de orden conceptual para elegir el término amatoria a conducta sexual. La expresión conducta sexual, introducida en los años cincuenta del S. XX, acomodó la fórmula clásica para expresar la cópula y el apareamiento. La de amatoria se refiere a unos contenidos más amplios, así como a unos objetivos y fines distintos.

Es pertinente recordar el significado que los clásicos dieron al arte; el buen hacer, o el hacer bien lo que se hace.

 

 

Deja un comentario





Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies